Jueves, 19 de Octubre 2017
Imprimir

Alergia Respiratoria

Se considera que la rinitis y el asma alérgico son dos manifestaciones de la misma enfermedad, la alergia respiratoria. Hay muchas razones que sustentan la estrecha relación entre la rinitis y el asma:

  • La estructura de la mucosa de la vía aérea es igual en las vías respiratorias superiores (nariz), que en los bronquios.
  • Tanto la rinitis como el asma alérgico se observa una inflamación de la mucosa, con características similares.
  • La inflamación alérgica se produce tras la exposición a sustancias con capacidad alergénica (alérgenos).
  • El hecho de tener algún familiar directo con alergia respiratoria es un factor de riesgo para presentar procesos alérgicos, por lo que se considera que puede existir un origen genético común.
  • El 80% de pacientes con asma bronquial presentan rinitis alérgica asociada. El 20 - 40% de pacientes con rinitis alérgica desarrollan asma. Esto es más frecuente en pacientes con alergia a ácaros que en alérgicos a pólenes, ya que en los primeros la exposición alergénica es más persistente.
  • En el asma ocupacional, por exposición a sustancias alergénicas en el trabajo, es frecuente el inicio de síntomas nasales antes de los bronquiales (asma).
  • El tratamiento de la rinitis alérgica con corticoides tópicos nasales y antihistamínicos mejora los síntomas de asma.
  • El tratamiento con vacunas de alérgenos (inmunoterapia) previene la aparición de asma en pacientes con rinitis.

Los aeroalergenos más comunes se encuentran en los granos de pólenes de árboles, hierbas y plantas, en el polvo de casa, en los hongos de la humedad y en los animales domésticos. Las partículas de estos aeroalergenos son de pequeño tamaño por lo que se encuentran en el aire y llegan a la mucosa nasal por el aire inspirado. Una parte muy importante de nuestras defensas son los anticuerpos que se unen a estos agentes nocivos y los destruyen protegiéndonos. Sin embargo, las personas alérgicas producen un tipo especial de anticuerpos, de la clase IgE, en exceso. Cuando las IgE y el alergeno se unen, se desencadena una reacción alérgica. Si esto ocurre en la mucosa nasal, se producen los síntomas de rinitis, que es la enfermedad alérgica más frecuente. En la RINITIS la mucosa se inflama por la presencia de aeroalergenos y se produce OBSTRUCCIÓN NASAL.

Además, aumenta mucho la SECRECIÓN de líquido y moco en la mucosa nasal. Esta secreción es muy fluida, acuosa y abundante. Cuando los nervios de la mucosa nasal se estimulan, y esto ocurre siempre que la mucosa está inflamada, se inicia un reflejo que culmina con la expulsión vigorosa de aire a gran velocidad a través de las fosas nasales en un intento de limpiarlas y desobstruirlas, esto es el ESTORNUDO. En la rinitis alérgica es típico que se produzcan series de varios seguidos. Otro síntoma de la rinitis es PRURITO (picor) en fosas nasales que puede extenderse a garganta y paladar, ojos y oídos. En los ojos también puede existir enrojecimiento, hinchazón y lagrimeo debido a la inflamación de la mucosa ocular (CONJUNTIVITIS).