Lunes, 21 de Agosto 2017
Imprimir

Alergia a Medicamentos

La alergia a medicamentos es una reacción producida por la toma de un fármaco, que no responde a los efectos farmacológicos del mismo, que es impredecible y se reproduce con pequeñas cantidades del mismo.

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Entre el 5% y el 10% de las reacciones adversas a fármacos de uso común son alérgicas.


Tipos de reacciones adversas por medicamentos

REACCIONES PREDECIBLES: Relacionadas con la acción del fármaco y dependiente de su dosis.

Este tipo de reacciones incluyen la sobredosificación (la administración de dosis altas de ciertos medicamentos producen alteraciones renales, hepáticas o intestinales), los efectos colaterales (son los originados por acciones farmacológicas del medicamento no buscadas o deseadas, y su prototipo está representado por la somnolencia causada por los antihistamínicos H1), los efectos secundarios (ligados a la acción farmacológica principal del medicamento, por ejemplo, el desarrollo gastritis por AINE (antiinflamatorios) y las interacciones farmacológicas .

REACCIONES NO PREDECIBLES: No relacionadas con la acción del fármaco, sino relacionadas con la respuesta anormal del individuo.

Se incluyen en este grupo la intolerancia farmacológica (e.g. parkinsonismo por ciertos antivertiginosos), la idiosincrasia (efecto cualitativamente anómalo y sin base inmunológica) y la ALERGIA a medicamentos (efecto cualitativamente anómalo y con base inmunológica demostrable)

La mayor parte de los fármacos pueden causar en ocasiones reacciones alérgicas. Los antibióticos (la penicilina, las cefalosporinas y la sulfa), los medicamentos contra los ataques convulsivos (fenitoína) y ciertas medicinas usadas en la anestesia son los más comunes.


Manifestaciones de la alergia a medicamentos

URTICARIA: La urticaria se caracteriza por erupción de ronchas o habones de tamaño y localización variables, con una evolución de 24 - 48 horas, que asocia prurito. En la mayor parte de los casos se asocia a angioedema (hinchazón), que en lugar de picor provoca sensación de tensión y deformación de la zona afecta.

ANAFILAXIA: Es una reacción general del organismo tras el contacto, aplicación o la toma de un medicamento, que aparece de forma inmediata (5-10 minutos) iniciándose habitualmente con picor en las palmas de las manos y plantas de los pies, calor general, erupción en la piel con formación de habones, sensación de lengua gruesa y cierta dificultad para tragar, dificultad para respirar, tos, pitos en el pecho y fatiga, taquicardia, vómitos, movimientos intestinales y ansiedad.
Si tras este cuadro persiste y no se trata aparecerá una coloración violácea de los labios y piel de las uñas, hipotensión y arritmia cardiaca, y entrada en shock, con perdida de conciencia. En los casos más graves puede incluso llevar a la muerte.

LESIONES CUTÁNEAS: En ocasiones las manifestaciones cutáneas no son de urticaria, sino que aparecen lesiones rosadas o rojo-violáceas, a veces con aspecto ampolloso. Puede haber picor o sensación de quemazón asociados. A veces evolucionan a la descamación y en otras la erupción desaparece adquiriendo aspecto hiperpigmentado (rojo-marronáceo) transitorio.


Evaluación de una reacción adversa a un medicamento

Ante una reacción inesperada a un medicamento, el especialista en Alergia considerará varios factores para determinar si se trata de una reacción alérgica a un medicamento.
Para ello valorará:

  • La sintomatología

  • Los medicamentos recibidos en relación con el desarrollo de los síntomas

  • Las características del medicamento o los medicamentos sospechosos, sobre su capacidad de inducir reacciones alérgicas.

 


Cuándo se debe consultar al alergólogo

Los pacientes deben ver a un alergólogo si:

  • Han tenido una reacción alérgica que podría deberse a un medicamento.

  • Tienen un historial de alergia a la penicilina y es posible que necesiten antibióticos en el futuro.

  • Tienen un historial de alergia a la penicilina y tienen una infección sin otra opción terapéutica alternativa eficaz, excepto un antibiótico de la clase de la penicilina.

  • Tienen un historial de intolerancia o alergia a un medicamento que puede ser necesario.

  • Tienen un historial de reacciones adversas a un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINEs) y requieren tomar aspirina u otro AINEs.

  • Requieren tratamiento de quimioterapia para el cáncer u otra condición grave, y han experimentado anteriormente una reacción de hipersensibilidad a esos medicamentos.

  • Tienen un historial de posibles reacciones alérgicas a anestésicos locales o generales o medios de contraste radiológicos

  • Son pacientes infectados con el VIH, con un historial de reacciones adversas a la trimetoprim-sulfametoxazol y necesitan esta terapia.